Política
Sistema de salud

Crisis en hospitales de la provincia: los pacientes postergan la atención médica y cae la prevención

Según el relevamiento, se debe a la imposibilidad de costear consultas, cirugías o tratamientos en hospitales privados.

La crisis que azota a los hospitales de la provincia ha generado una serie de consecuencias desafortunadas que van más allá de la derivación de pacientes hacia el sector privado de la salud. Según un reciente relevamiento en clínicas, sanatorios e institutos independientes del Estado, se ha observado un preocupante patrón: muchos usuarios están posponiendo la atención médica necesaria debido a la imposibilidad de costear consultas, cirugías o tratamientos en entornos con tarifas aranceladas.

Esta situación ha llevado a que el sistema de salud se aleje aún más de los ideales de prevención, abordando en su mayoría casos agudos que requieren internación y dejando de lado la detección temprana y el seguimiento preventivo.

Las derivaciones desde los hospitales públicos hacia los centros privados han aumentado, siendo el Sanatorio Juan XXIII de Roca uno de los principales receptores, con un promedio de 150 derivaciones mensuales durante los primeros meses de este año. Sin embargo, este traslado conlleva un costo adicional significativo, especialmente para aquellos pacientes que deben ser movilizados desde otras localidades hacia el centro privado.

El sector privado, aunque cuenta con mayor capacidad y complejidad en ciertas especialidades, también enfrenta desafíos. La ocupación plena de camas desde fines del 2023 ha generado dificultades para garantizar la atención incluso a pacientes derivados del sector público. Además, el aumento exorbitante en los costos de medicamentos e insumos, junto con compromisos salariales previamente establecidos, ha dejado al sector en una situación crítica.

El conflicto en el sistema de Salud Pública, como el paro prolongado en el hospital Ramón Carrillo de Bariloche desde mediados de marzo, ha exacerbado la situación. A pesar de la interrupción de servicios en el hospital público, la falta de capacidad económica impide que los pacientes acudan en masa al sector privado.

La población atendida por el hospital zonal no se limita únicamente a la más vulnerable de Bariloche, sino que también incluye a pacientes con obra social y aquellos que viajan desde áreas remotas a más de 200 kilómetros de distancia.

La incapacidad para costear consultas médicas ha llevado a una postergación generalizada de tratamientos y seguimientos médicos, lo que plantea serias preocupaciones sobre la futura sobrecarga del sistema de salud una vez que se reactiven completamente los servicios.

La crisis en los hospitales de la provincia no solo ha obligado a derivar pacientes al sector privado, sino que también ha exacerbado la postergación de la atención médica necesaria, creando un escenario preocupante en términos de salud pública y prevención.

Lectores: 373

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: