Política
Fundador de "Juntos Somos Río Negro"

Rodolfo Aguiar, el sindicalista que se hizo millonario mamando de la teta del estado

Aspira a integrar, o en el mejor de los casos, encabezar, la lista de diputados nacionales por alguna colectora del peronismo.

Nacido en Ingeniero Huergo, provincia de Río Negro, Rodolfo Ariel Aguiar posee la particularidad que pasar en solo dos décadas de estudiar abogacía en la Universidad del Comahue, a representar a los desposeidos en la Central de Trabajadores de Argentina (CTA) y a los bienaventurados de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), donde detrás de la figura de Hugo “Cachorro” Godoy construyó un poder nada despreciable en el norte patagónico, proyectando su figura a nivel nacional.

Con solo veinte años de trabajo en el Estado, ostenta un cómodo nivel de vida, al que la mayoría de los argentinos no llega, aun levantándose al alba y volviendo muy tarde a sus hogares. Pero Aguiar es "un tipo con estrella". Decidido a prosperar, se embarcó en “la carrera sindical” y en ella volcó su pasión recaudatoria.

Cuesta encontrar ejemplos similares. Fundador de un partido político en su provincia natal, al que utiliza como sello de goma para operar tanto con el oficialismo de Juntos Somos Río Negro y el tambaleante Frente de Todos (FdT), “Rodo” se propone participar el próximo año en las ligas mayores.

Según informó el portal Visión Política, su aspiración mínima es integrar o en el mejor de los casos encabezar la lista de diputados nacionales por alguna colectora del peronismo, o bien desembarcar en la legislatura provincial.

Nada de todo esto podría hacerlo sin los recursos invaluables que, como maná del cielo, le proveen ATE y la CTA, ambas estructuras que tiene cerradas a cal y canto para cualquiera que se atreva a desafiarlo. Pragmático, es capaz de sentarse a negociar por un macrista despedido de una repartición pública nacional y lograr una peculiar alianza con quienes dice combatir.

Su debilidad por los rodados es evidente; llegar a tener una flota de 8 automóviles a su nombre lo transforma prácticamente en una remisería personal y ambulante.

Es un descuidado en sus finanzas personales. Probablemente se le pasó cubrir el banco y debido a eso posee cheques emitidos sin fondos por casi dos millones y medio en años en que eso era una cifra con veinte veces más de valor que ahora.

Y su consumo en tarjetas de crédito es digno de una señora de la Recoleta, donde registra un millón por mes en gastos, en una familia en la que todos viven de la teta del Estado, ya que su cónyuge trabaja para la gobernación provincial, y su hijo ingresó en 2019 al mismo Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (PAMI) desde donde pudo amasar su fortuna.

Peculiar resulta la historia de la contratación del hijo de Aguiar durante el "macrismo". El miércoles 10 de julio de 2019, el entonces titular del PAMI en Río Negro, Leandro Zacarías, envió a la sede central del organismo una solicitud de contratación para que el joven Romeo Aguiar, de 20 años, ingrese como empleado administrativo. El pedido se hizo en conjunto con el cuerpo de recursos humanos.

El sindicalismo tiene mentes brillantes. Es evidente que el ingenio y la laboriosidad de Aguiar, están puestos exclusivamente para el beneficio de su carrera, no importa qué cabeza deba pisar ni que bandera deba bajar según la circunstancia así lo amerite.

Lectores: 34

Envianos tu comentario