Economía y Empresas
Economía

El consumo de carne de cerdo frenó su crecimiento en la región patagónica

En el año 2002 el consumo de cerdo per cápita en el país (fresco más chacinados) alcanzaba los 4,8 kilos cerrando el 2021 con un indicador que finalizó en los 20,9 kilos.

Los precios de los distintos cortes de carne bovina siguen creciendo sin pausa. Y con salarios pulverizados por los efectos de la inflación, los consumidores comienzan a buscar productos alternativos como es el caso del cerdo que, en todos estos últimos años, mantuvo su demanda sostenida.

La estadística marca esta clara tendencia. En el año 2002 el consumo de cerdo per cápita en el país (fresco más chacinados) alcanzaba los 4,8 kilos cerrando el 2021 con un indicador que finalizó en los 20,9 kilos. Es decir que en solo 20 años el consumo se multiplicó casi por cinco.

Otro de los números clave que muestra la fortaleza del sistema es la evolución que han mostrado los distintos tipos de carnes frescas en el mercado argentino. En 2002 de los poco más de 93 kilos per cápita que se consumían en el país, la carne vacuna concentraba el 72 por ciento del total de ese mercado, el pollo el 22 por ciento y la carne de cerdo solo el 6 por ciento. Con los cierres oficiales del año pasado, el consumo alcanzó un total de 109 kilos reflejando una participación del 44 por ciento la carne vacuna, 41 por ciento la de aves y 15 por ciento se llevó el cerdo. El salto relativo de este último producto casi se multiplicó por tres.

A estas dos mejoras mencionadas hay que agregarle otro dato comparativo de importancia. La ratio del asado de carne vacuno/pechito de cerdo tenía un valor equivalente a 0,85 en enero de 2007, esto significa que el corte porcino reflejaba un precio superior del 15 por ciento al kilo de asado. Luego, esa relación se invirtió y, en esta primera parte del 2022, este cociente arrojó un resultado de 1,48 equivalencia que refleja que se necesita casi 1 kilo y medio de pechito de cerdo para comprar un kilo de asado. La ratio llega a casi 2 cuando se lo compara con cortes de cerdo más económicos.

Cualquiera de los indicadores que se quiera tomar sobre la producción y comercialización de cerdos en el país durante este último tiempo resultan positivos, y lo realmente valorable es que todo este escenario se da independientemente de los ciclos económicos que sufrió Argentina.

Sin embargo, la actividad hoy muestra algunos síntomas de estancamiento. Creció fuertemente durante gran parte de los últimos años, pero en estos días se observa una desaceleración en algunos sectores. 

La región productiva ubicada al norte de la Patagonia, si bien maneja volúmenes marginales respecto de la escala existente a nivel nacional, sufre con algo más de fuerza esta retracción.

“Estamos sintiendo el impacto de la crisis en una caída de demanda. Hoy vendemos 15 por ciento menos en términos interanuales”, confió el titular de la firma Granja El Amanecer, Carlos Cantoni.

La empresa es las más importante en este rubro y se encuentra ubicada en Cutral Co. En una superficie de 40 hectáreas, se ubican las instalaciones que poseen una capacidad de producción anual de 2.500.000 de kilógramos de carne de cerdo destinada a abastecer el consumo de la Patagonia.

Lectores: 55

Envianos tu comentario