Política
Conflicto mapuche

El intendente de El Bolsón culpó al Gobierno nacional por el crimen de Elías Garay

El joven mapuche Elías Garay fue asesinado de un tiro en la cabeza.

El intendente de El Bolsón, Bruno Pogliano, acusó a Gendarmería de haber “liberado la zona” en la que se produjo el asesinato de Elías Garay y recibió al menos dos plomos en el abdomen Gonzalo Cabrera, ambos pertenecientes a la comunidad mapuche Lof Quemquemtrew el domingo pasado. El alcalde responsabilizó a Magdalena Odarda, presidenta del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI).

La Lof Quemenquemtrew se había asentado en el lugar reclamado como “territorio ancestral” el 18 de septiembre pasado y ya habían fracasado dos intentos estatales para desalojarlos. La comunidad mapuche es liderada por la prima de Jones Huala.

Ante la gravedad de las acusaciones, el ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández, salió a responderle con dureza. "Él dice que había tres gendarmes, que los había, y que han sido retirados dejando 'la zona liberada'. Una expresión horrible en boca de un gobernante", afirmó.

A continuación, explicó los motivos de la ausencia de efectivos de gendarmería en el lugar de los hechos. "La razón es que desde las 18 la Gendarmería estaba en la ruta 40 por expresas instrucciones que tenía de custodiar que no hubiera cortes, y salió un oficio a las 22:11 que ratificó la situación y que nos puso en la ruta 40 para evitar el corte de la misma".

Y aclaró que "hemos estado participando activamente conforme a las decisiones judiciales ordenadas. No hemos dejado a nadie sin nada. Lo que dice el intendente no es verdad", subrayó.

Fernández relató que los agresores fueron "dos personas de civil, es lo que cuenta la gente que estaba ahí arriba. Hablaron en principio, discutieron después y dispararon dos tiros". Uno de los disparos impactó en el pecho de uno de los individuos, que ya se encuentra fuera de peligro. El otro recibió un "tiro en la cabeza, que lo mató".

El ministro aseguró que Gendarmería estaba actuando con "correspondencia", y recordó que: "Dijimos que íbamos a patrullar para evitar desmanes y lo conseguimos. El caso de El Bolsón es una situación que debe ser conducida por la Policía de Río Negro, no por las Fuerzas Federales", insistió, manteniendo la tesis oficial sobre la competencia jurisdiccional en este tipo de situaciones.

“El caso de El Bolsón tiene que ser conducido por la policía de Río Negro, no por las fuerzas federales, que no cumplen esa función específica”, enfatizó.

Finalmente, Aníbal Fernández calificó el resultado de la intervención de la Gendarmería como "positivo", ya que "se calmaron las aguas y la cosa empezó a ordenarse un poquito".

Sin embargo, El Bolsón continúa siendo un polvorín, mientras las autoridades se echan culpas entre sí y se desentienden de avanzar en una solución definitiva.

Lectores: 3

Envianos tu comentario