Opinión
Mirada política

Esclavitud y padeceres

Antonio Tourville, militante peronista.

Por Antonio Tourville (*), especial para NOVA

El peronismo en esencia es el movimiento nacional y popular argentino, donde se encolumnan peronistas, radicales, socialistas, izquierdistas, etc.

La Resistencia Peronista, de los 50 en adelante, fue mucho más que el Perón Vuelve; representó la lucha por mantener viva la doctrina nacional y popular, y esta lucha tuvo sus frutos a pesar de la proscripción, la persecución y la muerte y volvió al poder encarnada en Perón, Alfonsín, Kirchner Cristina.

En medio de todo esto, hubo operaciones maquinadas desde centros de poder e instrumentadas por sujetos que quieren llegar al mismo de cualquier forma, para gozar de él sin importarles un bledo la Patria y el pueblo, a los cuales entregan.

En el peronismo la operación se denominó Renovación y tuvo sus máximos exponentes con Carlos Menem (que en el accionar de sus gobiernos llevó a cabo una doctrina e ideología opuesta diametralmente a las del peronismo), Antonio Cafiero (que con el cuento de la unidad y su inacción avaló esta operación), Octavio Bordón (hoy embajador del liberal de Macri), Carlos Grosso (hoy asesor de Macri), José De La Sota (principal y definitorio aleado de Macri y sus políticas), José Luis Manzano (hoy propietario de un multimedio donde se despotrica todo el día en contra de nuestra doctrina y de nuestros dirigentes y se apoya la doctrina liberal de Macri).

Actualmente, la operación vuelve a repetirse y como ayer, también la denominan Renovación y es conducida por Schiaretti, heredero de De La Sota (el liberal de siempre), Massa (el niño prodigio de Alzogaray), Urtubey (el neomenemismo en marcha), Manzano (el eterno operador oculto de la agencia ), Wereltineck y otros gobernadores que quieren seguir a pesar de haber endeudado y arrasado sus provincias, y un tropel de  segundones como Randazzo, Pichetto, Bossio, etc. (en pugna por ser los Judas) y como ayer, levantan la bandera de la unidad, porque la necesitan para construir la traición.

Pero los peronistas de verdad, los nacionales y populares por convicción, hemos aprendido la lección y nos alejaremos de estos fariseos lo más posible. Porque la real victoria no es retornar al poder, sino mantener viva la doctrina e ideología nacional y popular y llevarla al poder. Y lo haremos con radicales, socialistas, izquierdistas, y sobre todo, con compatriotas que entiendan que sin Patria solo hay esclavitud y padeceres.

(*) Farmacéutico, militante peronista. Las Grutas (Río Negro).

Lectores: 129

Envianos tu comentario